Los dolores de espalda son un síntoma común del embarazo. Lo usual es que se presenten hacia el final, aunque a veces también aparecen antes. El cambio que experimenta el centro de gravedad del cuerpo puede ser una de las causas. Otra puede ser un cambio en la curvatura de la columna a medida que él bebe crece y el útero se expande. Puedes encontrar algo de alivio dejando descansar los pies de vez en cuando aplicando calor local moderado y tomando paracetamol. Nuestras pacientes nos preguntan muchas veces sobre el uso de una faja especialmente diseñada para el embarazo, que han visto anunciada o les han recomendado una amiga; algunas mujeres dicen que la faja les ayuda, otras opinan lo contrario.

Algunas mujeres sienten un dolor que se extiende desde la región lumbar hasta los glúteos y luego baja por una de las piernas. Este dolor, sumado a una pérdida de sensibilidad-aunque es menos común, se denomina ciática. Cuando se produce, se está presionando el nervio ciático, uno de los nervios principales, que se ramifica desde la espalda a través de la pelvis, pasa por las caderas y baja por las piernas. La ciática leve se mejora con descanso en la cama, baños tibios o paños calientes. Si padeces un episodio grave, quizá necesites hacer reposo durante un tiempo prolongado o ejercicios especiales.

En ocasiones, un parto prematuro puede presentarse como una lumbalgia. No obstante, en este caso, el dolor tiene más componentes de calambre o de cólico, en vez de ser constante, es intermitente. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment