Comment

Nueva alianza comercial con Nursing, Una Familia de Cuidados

cuponNursing.jpg

Nursing es una empresa con más de 10 años de experiencia como guía para padres para el parto y el cuidado del bebé. Estamos muy contentos de compartir a nuestros clientes esta información para que conozcan más empresas profesionales en su rama y tengan más conocimiento de los cuidados para el bebé.

Comment

Comment

Semana 0 – 4 de embarazo

Si crees que estás embarazada, lo más probable es que te sientas muy nerviosa y desees comprobarlo cuanto antes. Las primeras cuatro semanas son muy importantes, porque es cuando comienza el proceso de implantación que marca el inicio del embarazo.

A lo largo de estas semanas, deberás hacer lo siguiente:

Anota las fechas de tu último periodo menstrual. De este modo tu medico podrá calcular más fácilmente la fecha probable de parto (40 semanas a partir del último periodo). Si tus ciclos son irregulares, no olvides comentárselo.

Empieza a tomar vitaminas prenatales a diario, si es que todavía no lo haces. Asegúrate de que contengan como mínimo 400 microgramos de ácido fólico.

Haz un seguimiento de la ovulación. Algunas mujeres saben cuándo ovulan porque notan un dolor pélvico, típico del momento en que el ovulo se desprende del ovario, aproximadamente catorce días después del último periodo menstrual. Otras saben cuándo ovulan porque se produce un cambio en la mucosidad del cuello uterino o porque utilizan un kit para predecir la ovulación.

La fecundación suele producirse en las trompas de Falopio. Inicialmente, el embrión es unicelular, pero en la primera semana se divide varias veces a medida que desciende por la trompa hacia el útero.

Hazte tu primera prueba de embarazo. Las pruebas de embarazo buscan la presencia de una hormona llamada gonadotropina coriónica humana, que produce el embrión cuando se implanta en la pared del útero, por lo general entre cinco y siete días después de la concepción. Cuando notes una falta, unos diez días después de la concepción, el resultado de la prueba probablemente será positivo.

No te preocupes si detectas unas ligeras manchas en coincidencia con las fechas en las que deberías tener el periodo. Lo más probable es que estén causadas por la implantación del embrión en el útero; es lo que se conoce como hemorragia de implantación.

A finales de la semana 4, el feto tendrá una longitud de 5 milímetros.  

 Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

Consejos para controlar las náuseas durante el embarazo

Es inevitable poder tener una fórmula que pueda ayudarte a no tener náuseas durante el embarazo. Pero existes algunos trucos para que el malestar pueda ser menor. A continuación algunas sugerencias para que puedas combatir ese malestar: 

  • Come con frecuencia a modo que tu estomago nunca este vacío.  
  • No te preocupes demasiado por seguir una dieta equilibrada, simplemente come lo que te guste durante este periodo, que es bastante breve.
  • Evita los lugares donde los olores puedan ser fuertes, como perfumerías, cocinas, taxis, etc.
  • Si tus vitaminas prenatales empeoran los síntomas, prenatales empeoran los síntomas, intenta tomarlas por la noche, justo antes de acostarte. Si de todos modos te causan problemas, puedes saltearlas por un par de día, sobre todo si estas tomando un suplemento de omega 3 con vitaminas.
  • Guarda un paquete de galletitas saladas a un lado de la cama. A algunas mujeres les hace bien comer una antes de levantarse por la mañana.
  • El jengibre (ya sea en té o pastillas, por ejemplo) alivia a algunas embarazadas.
  • Quizá notes que las náuseas se agudizan cuando te cepillas los dientes. En este caso cambia la marca de la pasta de dientes y evita cepillártelos con demasiada fuerza.  
  • Come tostadas, galletitas saladas o integrales, papas y otros hidratos de carbonos suaves y fáciles de digerir.
  • Si te molesta la acumulación de saliva en la boca, puede ayudarte comer caramelos de limón.
  • Las pulseras anti mareo, de venta en algunas farmacias y herboristerías, ayudan en algunos casos.
  • Los ejercicios de relajación, e incluso la hipnosis, funcionan en algunos casos. 

Fuente: Stone, Eddelman & Duenwald 

 

 

Comment

Comment

Los cambios de peso de tu bebé

La mayoría de recién nacidos pierden peso durante los primeros días de vida generalmente un 10% de su peso corporal, o sea 350 gramos si sólo pesa entre 3200 y 3600 gramos. El fenómeno es normal y se debe a la pérdida de orina, heces y sudor. Durante los primeros días de vida, el bebé recibe algo de alimento o agua para reponer la pérdida. Los bebés prematuros pierden más peso que los bebés a término y también pueden tardar más en recuperarlo. Por otra parte, los bebés que son pequeños para su edad gestional suelen engordar rápidamente. Por lo general, casi todos los recién nacidos recuperan el peso que tenían a los diez días; a los cinco meses seguramente ya lo habrán duplicado, y hacia el final del primer año lo habrán triplicado.

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

La frecuencia cardiaca y los cambios circulatorios

¿Recuerdas cuando el médico comprobaba la frecuencia cardiaca del feto durante las consultas prenatales? Te darías cuenta entonces de que el ritmo era muy veloz. En el útero, la frecuencia cardiaca del bebe es, de media, de 120 a 160 latidos por minuto, una velocidad que se mantiene durante todo el periodo posterior. Sus latidos se aceleran con la actividad física y se vuelven más lentos cuando duerme.

Cuando nace el bebé, se producen cambios importantes en su circulación. Mientras está en el útero, como no utiliza los pulmones para respirar, una estructura llamada conducto arterial deriva gran parte de la sangre de los primeros días tras el nacimiento, lo que indica cambios en la circulación sanguínea. Este soplo, que se conoce como conducto arterial persistente, suele ser normal. No obstante, algunos soplos deben ser observados de cerca, concretamente con un ecocardiograma. Incluso si el cardiólogo descubre soplos por pequeños problemas estructurales - como un espacio pequeño en el tabique del corazón-, muchos desaparecen por si solos. Si a tu bebé le diagnostican un soplo, háblalo con el pediatra o con el cardiólogo especializado en este tipo de casos. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald 

Comment

Comment

Edema durante el embarazo

La hinchazón o edema de manos y piernas es muy común en el tercer trimestre. Casi siempre se presenta después de haber estado de pie un buen rato, pero puede ocurrir en cualquier momento del día. El edema tiende a ser más común en zonas de clima cálido.

Contrariamente a lo que dice la sabiduría popular, no hay datos que demuestren que reducir el consumo de sal o beber mucha agua prevenga la hinchazón o la haga desaparecer.

Si bien la hinchazón es un síntoma normal del embarazo, en ocasiones puede ser una señal de preeclampsia (consulta el capítulo 16). Si notas un aumento repentino de la hinchazón, si engordas considerablemente de forma repentina (más de 2 kilos por semana) o si el edema va acompañado de un dolor de cabeza intenso o de molestias en el costado derecho, llama de inmediato a tu médico.

SI tus edemas son más o menos normales, prueba lo siguiente:

-          Mantén las piernas en alto.

-          Permanece en lugares frescos.

-          Utiliza medias de compresión, o medias que no te aprieten a la altura de las rodillas.

-          Cuando estés en la cama, procura no acostarte sobre la espalda; trata de hacerlo de   medio lado. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald.

Comment

Comment

La unidad de cuidados intensivos para recién nacidos

Durante la estancia en el hospital, casi todos los bebés permanecen con su madre o que se quedan un tiempo en la sala de recién nacidos. No obstante, en ocasiones necesitan atenciones especiales, que solamente pueden proporcionarse en la unidad de cuidados intensivos para neonatos. En este lugar es probable que haya un sector especial para cuidados intensivos, con enfermeras con dedicación exclusiva, monitores sofisticados, respiradores y todo lo demás. Quiza también haya un sector intermedio para bebés que no necesitan cuidados intensivos, pero tampoco están listos para ir a la sala de recién nacidos.

Si el pediatra piensa que tu bebé necesita cuidados intensivos neonatales, esto no quiere decir necesariamente que algo vaya mal. Muchas veces los médicos ponen a los bebés en salas especiales para observarlos durante un tiempo. Estas son unas de las razones más comunes que recomiendan una atención especial:

-          El bebé nació prematuramente.

-          No alcanza el peso mínimo establecido en ese hospital.

-          Necesita antibióticos, por ejemplo porque la madre tuvo fiebre durante el parto o porque la bolsa se rompió mucho antes de dar a luz.

-          Parece esforzarse para respirar. Esta es la razón más frecuente para dejar al bebe en observación durante un tiempo.

-          Tiene fiebre o convulsiones.

-          Tiene anemia.

-          Nació con ciertas anomalías congénitas.

-          Requiere cirugía.

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald.  

Comment

Comment

El sistema digestivo del bebé

Cuando el bebé tiene una semana, suele mojar el pañal de seis a diez veces al día. En cambio, la frecuencia de los movimientos intestinales dependerá de si toma el biberón o el pecho. Normalmente, el bebé que mama hace dos o tres evacuaciones al día, mientras que el bebé alimentado con leche en polvo tiene solamente una o dos.

No te sorprendas si la primera evacuación del bebé parece un engrudo pegajoso y oscuro. Es normal, se trata del meconio. El 90% de los recién nacidos produce esta primera evacuación en las primeras 24 horas de vida, mientras que el resto suele producirlo a las 36 horas. Más adelante, el color de la defecación se aclara y la textura se vuelve más normal. El bebé alimentado con leche en polvo por lo general, produce heces semi-formadas, entre amarillas y verdes, mientras que el bebé amamantado produce heces más sueltas, granulosas y amarillentas.

La mayoría de recién nacidos orinan en las primeras horas después de nacer, pero algunos no lo hacen hasta el segundo día. La expulsión del meconio y de la orina es una buena señal, ya que indica que el tubo digestivo y vías urinarias del bebé funcionan bien. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald 

Comment

Comment

Cuando el bebé se retrasa

Durante casi 40 semanas, crees que el bebé llegará en una fecha determinada. Sin embargo, solamente un 5% de las mujeres da a luz en la fecha probable de parto; el 80% da a luz entre la semana 37 y la 42, lo que se considera a término. El 10% restante no se pone de parto antes de la semana 42; son los llamados embarazos prolongados. Antes, este desfase podía deberse a un cálculo erróneo de la fecha probable de parto. Sin embargo, en la actualidad, el uso de la ecografía permite calcular la fecha con bastante exactitud. Las ecografías realizadas en el tercer trimestre pueden equivocarse en dos o tres semanas.

Muchos médicos aconsejan inducir el parto si el embarazo llega a la semana 41-42. Si tu embarazo se prolonga más allá de esa fecha, el bebé probablemente estará bien, pero los riesgos para su salud aumentan. En este caso consulta a tu médico para que tengas una referencia que tu bebé va adquiriendo un desarrollo normal. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald 

Comment

Comment

Los calambres en las piernas durante el embarazo

Los calambres en las piernas son muy comunes en el embarazo, y se volverán probablemente más frecuentes a medida que pasen los meses. Se deben a una tensión repentina en los músculos, que puede producirse por varios motivos, entre otros la falta de líquidos, una distensión o una posición mantenida durante mucho tiempo. Algunos médicos creían que los calambres estaban relacionados con niveles bajos de calcio o potasio en la dieta, aunque se ha demostrado que no es así. Aunque se ha demostrado que no es así. Algunos estudios sugieren que los suplementos de magnesio por vía oral pueden reducir los calambres.

Para reducir los calambres en las piernas, prueba lo siguiente:

-          Aplica calor en las pantorrillas.

-          Bebe mucho líquidos.

-          Evita estar en la misma posición durante mucho tiempo.

-          Estira las piernas y los pies.

Haz estiramientos todas las noches antes de acostarte. Dirige los dedos de los pies hacia el techo para asegurarte de que estiras bien las pantorrillas. Repite este movimiento unas diez veces. Por la mañana, acostúmbrate a hacer estos estiramientos al menos un par de veces, si es posible incluso antes de abrir los ojos. Procura no estirar los pies la primera vez que te levantas para que no te de contractura.

-          Da un pequeño paseo.

-          Pídele a tu pareja que te de un masaje en los pies o en las piernas.

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald. 

Comment

Comment

Congestión nasal durante el embarazo

El incremento de la circulación sanguínea que se produce durante el embarazo puede también ocasionar congestión nasal y cierta inflamación de las membranas mucosas de la nariz. Esto, a su vez, puede provocar un goteo retro nasal y, eventualmente, una tos crónica. Una solución salina para la nariz quizá te porte cierto alivio y su uso no comporta ningún riesgo.

También es aconsejable que mantengas húmedo el aire de la casa y el del lugar de trabajo. Los espray nasales también funcionan, pero debes evitar utilizarlos más de un par de días seguidos. Es posible que descubras o que tu pareja descubra, que has comenzado a roncar. Este síntoma común también está relacionado con la congestión nasal.

Hemorragias nasales y en las encías

Como el volumen de sangre que circula por tu cuerpo aumenta, es posible que se presenten ligeras hemorragias en los pequeños vasos sanguíneos de la nariz y las encías. Suelen detenerse solas, pero puedes aliviarlas aplicando un poco de presión en el punto donde sangra. Si las hemorragias se vuelven especialmente abundantes o frecuentes, llama el médico.

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwal 

Comment

Comment

El trabajo durante el embarazo

En los últimos cincuenta años, el número de mujeres que trabajan fuera de casa ha aumentado progresivamente. En la actualidad, más del 75% de las mujeres trabajan durante el tercer trimestre y más de la mitad lo hacen hasta unas semanas antes del parto. Muchas mujeres se sienten felices y ocupadas al trabajar hasta el final del embarazo, lo que las ayuda a obsesionarse con sus molestias. Además, muchas mujeres no tienen la opción de escoger, puesto que son la principal fuente de ingresos de la familia o sienten que su carrera profesional es una prioridad. Aunque trabajar durante el embarazo casi nunca representa un problema para el bebé puede haber algunas excepciones.

El estrés durante el embarazo, está relacionado con el trabajo o con las situaciones domésticas, no ha sido muy estudiado. Algunos médicos creen que unos altos niveles de estrés pueden aumentar el riesgo de padecer parto prematuro, aunque ningún estudio lo ha confirmado. Un estrés fuera de lo común puede aumentar el riesgo de sufrir depresión tras el parto. Es evidente que demasiado estrés no es bueno para nadie. Haz todo lo posible para reducir el estrés que sufres en tu vida diaria y habla con tu medico si sueles sentir tristeza o ansiedad. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

Los movimientos fetales durante el embarazo

Durante el tercer trimestre, si observas tu panza cuando el feto se mueve, tendrás la impresión de que hay un extraterrestre haciendo gimnasia dentro de ti. Aunque los movimientos no disminuyen, la frecuencia y las sensaciones sí que cambian. Hacia el final del embarazo serán menos parecidos a pinchazos y más semejantes a volteretas, y notarás periodos de tranquilidad más largos entre cada movimiento. El feto está adaptándose a la conducta que tendrá como recién nacido, con siestas más largas y periodos más prolongados de actividad.

Si no notas un nivel normal de actividad, háblalo con tu médico. Una buena regla es dice que deberías sentir cerca de seis movimientos durante la hora siguiente a la cena, mientras reposas. Cualquier movimiento cuenta, por ligero que sea. Algunas mujeres pasan por periodos en que sienten menos movimientos fetales, pero luego vuelven a aparecer. Esta situación es muy común y no tiene por qué preocuparte. No obstante, si notas una frecuencia de movimientos fetales, pero luego vuelven a aparecer. Esta situación es muy común y no tiene por qué preocuparte. No obstante, si notas una frecuencia de movimientos fetales decreciente o si no sientes absolutamente ninguno durante varias horas (a pesar de haber comido o descansado), llama a tu medico de inmediato.

Si presentas ciertos factores de riesgo o si necesitas más orientación para controlar los movimientos fetales, el medico quizá te proponga que los anotes a partir de la semana 28. Hay varias formas de llevar a cabo este seguimiento. Una de ellas consiste en recostarse sobre el lado izquierdo después de cenar para contarlos, anotando el tiempo que tardan en producirse diez movimientos. Otra es contar los movimientos del bebe mientras estas acostada, durante una hora cada día, no tiene que ser siempre a la misma y anotar la información en un cuadro que te proporcionara el médico. Este método permite observar el patrón de movimientos del bebé. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

Introducción a la Biología molecular

La comprensión actual de la química de los procesos biológicos ha permitido considerar las enfermedades humanas y su tratamiento en términos moleculares. Durante años el interés por las enfermedades moleculares, se refería a la descripción de defectos moleculares de origen genético como hemoglobinopatías, deficiencias enzimáticas, enfermedades por almacenamiento, etc.; Pero actualmente se enfoca la atención hacia el conjunto procesos biológicos que intervienen en enfermedades humanas y en su tratamiento. Ello incluye todos, los aspectos de la función del organismo humano, así como los correspondientes a la variedad de parásitos que imponen sus efectos.

La biología molecular es el estudio molecular de todos los procesos biológicos, no solo en sentido descriptivo, sino también al hacer sobre todo hincapié en la naturaleza de la información contenida en las moléculas y como esta información se traduce en efectos biológicos. Esta importancia en la información ha culminado en las poderosas y nuevas tecnologías de ingeniería genética.

El campo de la salud humana se beneficiará de inmediato en tres formas importantes:  

1.)    Generación de sustancias biológicas específicas y puras para tratar las enfermedades.

2.)    Modificación directa del contenido de información y por ello de la función de las células enfermas.

3.)    Dilucidación de mecanismos mórbidos específicos. 

Fuente: W. A. Sodeman / T. M. Sodeman 

Comment

Comment

Los cambios anímicos durante el embarazo

Las variaciones hormonales, que ya conocen las mujeres que sufren de síndrome premenstrual, suelen afectar al estado de ánimo. Sin embargo, las variaciones hormonales que vienen con el embarazo son seguramente las más intensas que va a experimentar una mujer en toda su vida, así que no es extraño que los altibajos emocionales, estén a la orden del día. La fatiga, que también acompaña al embarazo, potencia a su vez los cambios anímicos. Si a esta mezcla bioquímica se le añaden los nervios normales que siente una embarazada, preocupada por la salud de su bebe y por su capacidad como madre, se obtiene el combustible ideal para que los estados anímicos se comporten como una montaña rusa.

Recuerda que no estás sola. Los cambios de humor forman parte de tu embarazo y no eres la primera mujer que los siente, así que no te culpes. Tu familia y tus amigos te comprenderán.

Los cambios pueden ser especialmente acusados durante el primer trimestre, porque el cuerpo se está adaptando a su nuevo estado. Quizá te descubras reaccionando de forma exagerada ante pequeñas cosas. Un anuncio de televisión puede hacerte llorar. Que se te pierda la agenda puede causarte pánico. Si en el supermercado aplastan el pan que estas comprando, tal vez se enfrentaran a tu ira. No te preocupes, es una situación normal durante el embarazo. Respira hondo, sal a pasear o sencillamente cierra los ojos y tomate un descanso. Es tos sentimientos suelen pasar pronto.

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald. 

Comment

Comment

Fatiga durante el embarazo

Durante el primer trimestre, seguramente sentirás un cansancio agotador. Esta fatiga es un efecto colateral de todos los cambios físicos que se producen en tu cuerpo, incluyendo el espectacular aumento en los niveles de hormonas. Este agotamiento desaparecerá cerca de la semana 12 o 14 del embarazo. A medida que disminuya la fatiga, seguramente te sentirás con más energía y como si no hubiera pasado nada; Así hasta la semana 30 o 34, cuando es posible que te canses de nuevo. Mientras tanto, recuerda que la fatiga es la señal que te envía la naturaleza para decirte que descanses más. Si puedes, trata de hacer una siesta corta durante el día y acuesta por la noche más temprano que de costumbre.  

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

Dolor de espalda durante el embarazo

Los dolores de espalda son un síntoma común del embarazo. Lo usual es que se presenten hacia el final, aunque a veces también aparecen antes. El cambio que experimenta el centro de gravedad del cuerpo puede ser una de las causas. Otra puede ser un cambio en la curvatura de la columna a medida que él bebe crece y el útero se expande. Puedes encontrar algo de alivio dejando descansar los pies de vez en cuando aplicando calor local moderado y tomando paracetamol. Nuestras pacientes nos preguntan muchas veces sobre el uso de una faja especialmente diseñada para el embarazo, que han visto anunciada o les han recomendado una amiga; algunas mujeres dicen que la faja les ayuda, otras opinan lo contrario.

Algunas mujeres sienten un dolor que se extiende desde la región lumbar hasta los glúteos y luego baja por una de las piernas. Este dolor, sumado a una pérdida de sensibilidad-aunque es menos común, se denomina ciática. Cuando se produce, se está presionando el nervio ciático, uno de los nervios principales, que se ramifica desde la espalda a través de la pelvis, pasa por las caderas y baja por las piernas. La ciática leve se mejora con descanso en la cama, baños tibios o paños calientes. Si padeces un episodio grave, quizá necesites hacer reposo durante un tiempo prolongado o ejercicios especiales.

En ocasiones, un parto prematuro puede presentarse como una lumbalgia. No obstante, en este caso, el dolor tiene más componentes de calambre o de cólico, en vez de ser constante, es intermitente. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

El estrés

Muchas mujeres se preguntan si el estrés puede perjudicar el desarrollo del embarazo. La pregunta no es fácil de contestar, porque el estrés es un concepto de difícil definición. Todos sabemos que es el estrés, pero cada uno parece controlarlo de forma diferente y nadie puede medir su intensidad. Si sabemos que el estrés crónico día tras día y sin alivio puede aumentar los niveles en sangre de la hormona que lo provoca. Muchos médicos piensan que niveles elevados de estrés pueden llevar a un parto prematuro o causar problemas de tensión arterial durante el embarazo, pero pocos estudios han podido demostrarlo.

Intenta ser feliz y sentirte satisfecha mientras estés embaraza. Cada una tiene un forma personal de relajarse: recibir un masaje, ver una película, cenar con los amigos, darse una ducha caliente o un baño de espuma, o sencillamente sentarse con los pies en alto. Tómate el tiempo que necesites para permitirte pequeños caprichos. 

Fuente: Stone, Eddleman & Duenwald

Comment

Comment

La sensación de que el bebé se ha "encajado"

Durante el mes precio al parto, percibirás un descanso del abdomen y sentirás que, de repente, es más fácil respirar. Esta sensación se debe a que el bebé se ha “encajado”, lo que quiere decir que ha descendido hacia la pelvis. Este fenómeno suele producirse dos o tres semanas antes del parto en mujeres primerizas. Las mujeres que han dado a luz previamente suelen experimentar esta sensación cuando empiezan a dilatar.

Cuando él bebe se encaja, te sentirás mucho más cómoda de inmediato. El útero ya no presiona el diafragma y el estómago como antes, la respiración se hace más fácil y disminuye la acidez. Sin embargo, al mismo tiempo podrías sentir más presión en la zona vaginal. Muchas mujeres tienen una sensación de pesadez otras sienten punzadas a medida que la cabeza del bebé se mueve y presiona la vejiga y el suelo pélvico. Que el bebé se encaje no significa que haya empezado la dilatación.

Es posible que no te des cuenta de que él bebe se ha encajado durante la consulta, el medico podrá decirte, tras una exploración externa o un tacto vaginal, cuánto ha bajado la cabeza y si ya se ha encajado. Esto quiere decir que la cabeza del feto ha llegado al nivel de las espinas ciáticas los puntos de referencia que pueden palpase durante un tacto vaginal.

Cuando la cabeza fetal llega a su altura, se dice que está en posición cero. Casi todos los médicos dividen la pelvis en posiciones descendientes de -5 a +5 (aunque algunos utilizan la clasificación

-3+3). A menudo cuando comienza la dilatación o que se llama “cabeza libre “porque todavía está flotando en la cavidad amniótica. La dilatación continúa hasta que la cabeza desciende todo el trayecto hasta +5, momento en el que el parto está a punto de empezar.

Si la cabeza del bebe ha encajado antes de la dilatación, tendrás más probabilidades de dar a luz por vía vaginal, aunque tampoco es seguro al 100%. De forma parecida, aunque una cabeza libre no es el sueño de ningún obstetra, tampoco significa que no puedas tener un parto completamente normal.

Si antes ya has estado embarazada, la cabeza del bebé quizá no encaje hasta que el parto este bien avanzado.

Fuente: Stone Eddleman  uenwald

Comment